Ya no queda nada de lo que había antes. Todo se ha dado la vuelta. Caminando por la calle se pueden apreciar las pisadas en el cielo, y los pájaros volando por el suelo. Algún día tenía que ocurrir.

          Todo el tiempo se paraliza y se convierte en nada. Ya no vivimos de acuerdo a un reloj, vivimos para sobrevivir. Salimos con lo puesto, sin ilusión.

          Las calles, los árboles, los coches, los semáforos, el césped, las personas... todo se vuelve de color blanco y negro.

          Estaba segura de que ocurriría.

Comentarios

Entradas populares