La vida nos sorprende con duda, con aciertos, y errores, a veces mas de la cuenta. Pasamos por momentos durante los cuales nos introduciríamos en una burbuja que nos hiciera ser transparentes. Y es que durante esos momentos lo queremos todo, pero no tenemos nada, sabemos exactamente cuanto podemos pedir, pero siempre queremos mas y duele.

          Durante esos momentos nos sentimos desorientados, extraviados y sobretodo olvidados. Y pagaríamos lo que fuese,  haríamos lo que se nos pidiese para que ese momento se liquidara.

          Comienza siendo una distancia a lo largo del tiempo, pero una distancia de dos calles, no mas.
Y esa tan mínima distancia se convierte en la mayor lejanía que has sentido jamás. A veces sientes que puedes hasta tocarle, y al mismo tiempo sientes que sale corriendo, es imposible alcanzarle, porque siempre ha sido mas fuerte que tu. Mas fuerte, mas frío, mas alejado, y la envidia me rebasa. 

          La vida nos sorprende arrebatándonos lo que mas deseamos, o quizás no es la vida, sino aquello que deseamos, desaparece por voluntad propia, por el simple hecho de querer hacerlo.
Deseamos y el deseo no se olvida, jamás se desvanece, pero, ¿ y si el deseo quiere marcharse?
Tantas preguntas sin respuesta, tantas opciones, y da igual cuantas opciones tengamos delante de nuestras narices, por que tu solo deseas una, la opción perfecta. 

          Yo no busco dinero, no busco coches caros, no busco una casa grande, busco la perfección, que no es sino aquel deseo escondido tras esas dos calles de distancia, son cinco minutos, es una parada de metro. Pero esa distancia se convierte en infinita, cuando es el propio deseo el que huye de mi.

          Intentas proponerte olvidar el deseo, solo se te ocurre esta genial idea durante un segundo a la semana, el resto del tiempo decides luchar, o hacer algo parecido, porque... ¿qué significa luchar? 
Otra pregunta sin respuesta que nos envuelve en esta mañana de domingo soleado.
La vida te sorprende regalándote situaciones en la que no tienes otra opción que sufrirlas, por que lo que parece ser feliz a corto plazo viene acompañado de un largo arrepentimiento en un futuro. 

          Supongo que la respuesta a todo, y mejor dicho, no lo supongo, estoy segura! que la mejor opción para esta situación es dejar que la vida fluya, dejarse llevar, y eso conlleva errores, pero también aciertos, y hay que arriesgar para acertar, la vida no es mas que un conjunto de sueños, deseos  y ganas. La vida no es mas que magia introducida en una caja, una caja de tamaño infinito.

          Una caja que sueña con abrirse algún día.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares