Llegar hasta un punto escondido bajo un matojo de ideas circunstanciales haciéndose pasar por varias y astutas conversaciones y discursos que no van a ninguna parte, solo de esta manera se consigue pensar con claridad, huyendo de esa palabrería pretenciosa y superficial.
          Con lo fácil que resulta concentrarse y conocer la áspera realidad, y digo áspera porque cada vez es mas sensible a nuestro tacto gracias a aquellos que lo hacen posible cada día borrando poco a poco las esperanzas de otros.
          Palabrería condicionada por una serie de élites que desde el pico mas alto del mundo nos gobiernan tratándonos como pequeños e indefensos seres, y tan indefensos porque, ¿cual es nuestro papel? ¿sentarnos a esperar como empieza a oler a quemado incluso quemarnos y no poder decir absolutamente nada? 
          Por suerte existen dos tipos de personas, los que no ven y los que no quieren ver o por decirlo de otra manera que personalmente prefiero, los ignorantes y los menos ignorantes, cada cual ya sabe a que grupo pertenece.
          Pero mas ignorantes son los de arriba que nos minusvaloran y no imaginan lo que somos capaces de hacer.

Comentarios

Entradas populares